Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

BOCAS DEL TORO


SENDERO DEL OSO PEREZOSO

El Sendero del Oso Perezoso está ubicado en el ámbito de la comunidad de Bahía Honda, al fondo de la bahía del mismo nombre, entre las islas Bastimentos y Solarte.

El recorrido por este sendero se hace con guías indígenas que son contratados en el restaurante de la comunidad y que lo llevan, a partir de allí, en sus botes de madera, por un recorrido corto pero fascinante y entretenido.

El sendero consta de dos tramos, el primero acuático y el segundo terrestre. Una vez que se parte de la comunidad, luego de unos 5 minutos de recorrido por el mar, se entra en un arroyo que discurre entre árboles de un bosque tropical húmedo y manglares.

Esta parte del recorrido toma unos 20 a 25 minutos, dependiendo del interés del turista. El recorrido es placentero y la tranquilidad de navegar en un bote a remos hace del viaje una experiencia relajante, excelente para la fotografía.

Es en este tramo se pueden observar además de muchas aves, pequeños lagartos que desaparecen inmediatamente de la vista y casi que inevitablemente osos perezosos en las ramas de los árboles a ambos lados del arroyo y a veces hasta sobre el bote. Normalmente se observan muchas crías, a veces solitarias pero con su madre no muy lejos de allí.

Al fin se llega a un pequeño desembarcadero desde donde parte el segundo tramo, no menos interesante que el anterior. Se recorre a pie, por un sendero de tierra con algunos puentes para pasar sobre otros arroyos, primero una antigua plantación de cacao abandonada, luego otra de plátanos y por fin se entre en el bosque húmedo, bastante abierto y facil de recorrer.

Luego de una media hora de caminar se arriba a lo que parece ser una colina y que, en realidad, es un antiguo arrecife coralino que, por los movimientos terrestres de cientos de miles de años, fue a parar al medio de la isla. Del interior de esta colina, en unas cuevas un poco más abajo del nivel del suelo, sale el arroyo que se ha recorrido en lancha anteriormente.

Allí, en otras pequeñas cuevas, algunas conectadas entre sí, viven miles de murciélagos que hacen un ruido ensordecedor durante la hora del crepúsculo, cuando salen a sus cacerías nocturnas.












Volver